Imagen responsive

Tipos de Carga

Carga General

    Es aquella carga que no tiene un tiempo limitado de vida y que no representa un riesgo, ni para el medio ambiente, ni para quienes la manejan. Esta carga (embalada correctamente) puede presentarse en estado sólido, líquido o gaseoso. Entre estos objetos se encuentran: los equipos de oficina, equipos médicos, repuestos y artículos tanto electrónicos como automotrices e industriales, mudanza, artículos deportivos, instrumentos musicales, mercancías secas (alimentos procesados, textiles, calzados, entre otros), producción editorial.

Perecederos

    Se define como aquella mercancía susceptible al deterioro en sus características físicas, químicas y microbiológicas, como resultado del paso del tiempo y las condiciones del medio ambiente, es decir cuando es expuesta a condiciones extremas de temperatura, calor, humedad o presión.

    En la mayoría de los casos se requieren ciertos medios de preservación, como el control de la temperatura, para mantener sus características originales de sabor, gusto, olor, color, entre otros, de manera que se conserven en buenas condiciones durante la movilización entre el productor y el consumidor.

    Dentro de los productos perecederos se encuentran las frutas, vegetales y hortalizas, carnes frescas y/o congeladas, pescados y mariscos, productos lácteos, otras comidas especializadas congeladas, flores frescas y plantas, medicinas, órganos entre otros.

Frágil

    Son aquellos artículos que necesitan manejo especial y embalaje amortiguador, ya que por su naturaleza pudieran romperse o deteriorarse con facilidad. Cristalería y equipos electrónicos son algunos ejemplos de este tipo de carga.